Categoría: Debrayes interplanetarios.

Delfín maligno

¿Cuántos memes pueden salir de una misma imagen?

Cientos, miles, tal vez millones. ¿Qué tantas veces puede ser explotada una imagen para comunicar ideas distintas? Eso depende directamente del número de ideas a las que se pueda ajustar. A mi me encanta este tipo de comunicación (que por cierto raya en lo kitsch). Su forma de transmitir un mensaje es breve, conciso y efectivo. Además, usualmente hace uso del humor.

Como era de esperarse, soy fan de hacer memes. De hecho, a todo el mundo le digo que si tienen oportunidad de hacer los suyos propios, lo hagan. Just for the LOL’s. Mi último experimento fue con este delfín maligno, del que encontré los siguiente ángulos. Siéntanse libres de usarlos.

Audi y el poder en caminos sin sentido.

Como a estas alturas ya se habrán dado cuenta, el que escribe en este blog como muchos de sus cuates, trabajan en agencias de publicidad. Quizás hoy en día no es el trabajo más impactante de todos, ya que la mayoría de las marcas siguen haciendo lo mismo que han hecho toda su existencia. Pero bueno, es una chamba que nos ayuda a dar el gasto.

Sin embargo, de entre todas las piezas tapizadas por enormes logos y signos de descuento, de vez en cuando llega a aparecer un anuncio o dos que no rondan por ese terreno, sino por el de exaltar el beneficio de la marca de alguna otra manera. Es el caso de las piezas que compartimos el día de hoy. Sabemos que el recurso (las figuras del infinito) ya se ha usado miles de veces, pero vamos, es la primera vez que nos aceptan algo distinto a sólo una foto del auto acompañado de una descripción técnica.

Y es también la primer campaña que como agencia nos aceptan en Ads of the World. Lo cual para nosotros, significa un comienzo de algo que pinta bastante interesante.

La campaña fue diseñada por Nathalie Zapata (“Triángulo”, “Esfera”) y Alán Guzmán (“Infinito”). El copy es de mi autoría.

Básicamente, así pasa cuando un creativo junior va a presentar con un cliente.

La escena es más o menos la siguiente:

Todo el equipo creativo está en junta, presentando con el cliente. Van pasando uno a uno. Cuentas, planning, director creativo y la dupla senior.  Hasta que llega el turno de un junior. Es la primera vez que el junior presenta con el cliente, lo que significa el todo o nada. Y sí, el junior muere de nervios por esta ocasión. El equipo de la agencia lo apoya, lo anima y le da consejos para presentar. El junior se llena de valor y pasa al frente a presentar la pieza de la campaña que tiene asignada.

Llega el momento de la verdad.

El junior titubea un poco por ser su primera vez. Se dice a sí mismo que debe tener confianza. Su actitud cambia. El cliente, a pesar de ser “Don Cliente”, lo nota. El junior expone su pieza, la muestra y la defiende. El cliente no puede quedar de otra forma, más que apantallado por las ganas de este nuevo talento.

Y sí, como muchas veces sucede, el cliente no acaba de entender al 100% la campaña que le acaban de vender. De todas formas la va a comprar. El junior sabe que ha presentado bien. Que ha pasado la prueba y ha ganado su pase, poco a poco, a más presentaciones. El equipo de agencia se lo aplaude.

Es de esta manera, que ejemplificado con una escena de Dragon Ball, les dejamos un consejo a todos aquellos nuevos talentos que quieran estar en el mundo de la publicidad: Se necesita talento, pero también mucha determinación.

Drácula en el escritorio.

Cuando las ideas saltan de repente hay que llevarlas a cabo, de ser posible en ese mismo instante. Ese fue el caso donde aprovechando un estuche de mi jefa que parecía ataúd, me vi en la necesidad de dotarlo de un morador.

Y quién mejor que él…

Drácula dibujo.

El Conde descansa en mi mesa.

El método científico no es tan complicado como se cree.

He tenido ya varios meses pensando qué voy a hacer con este blog. Como la descripción bajo del nombre indica, voy a llevar a cabo algo a lo que he titulado “Proyectos X”. (Me gusta ese nombre, suena como a plan malvado en una película de ciencia ficción con muy bajo presupuesto). Y de hecho ya estaba por postear la bitácora del primer proyecto cuando me di cuenta que no tenía ni idea de cómo realizarlo.

Tras un breve rato de masticar la idea en mi cabeza, me topé con que iba a ser necesario que me consiguiera una “metodología”. (Ciertamente, la palabra “metodología” es muy rebuscada, así que mejor la cambiaré por una idea más digerible). Reescribo: Me topé con que iba a ser necesario que me consiguiera una manera paso por paso de hacer las cosas.

En ese mismo tono, me di cuenta que si cada uno de mis “Proyectos X” consiste en “hacer algo”, ese “hacer algo” no tenía por qué tener un sinsentido. Al menos, el objetivo es llegar a la conclusión de algo. De esa manera “hacer” tendría además “una razón de ser” y no sólo un “hacer por hacer”. Ya sé, suena un poco enredado, pero en un momento les va a quedar más claro.

Fue de esta manera que di con “el método científico”. Algo que en algún momento dado nos enseñan a todos en la escuela, pero que luego pasa en (aparente) desuso por todos. Digo “aparente” porque en la vida diaria, de alguna manera sí lo aplicamos. Todos en algún momento han seguido los pasos del método científico pero seguramente no se han dado cuenta.

Como se explica en Wikipedia, el método científico puede llegar a tener diferentes usos y profundidades. Sin embargo, no es necesario ser un investigador en un laboratorio (que es la primer imagen que llega a la cabeza) para aplicarlo. El método científico son una serie de pasos a seguir para comprobar si una hipótesis es cierta o falsa. Usualmente lo explican así:

Método Científico

El método científico como se explica usualmente en una clase investigación o ciencias. (Fuente: Wikipedia).

Y sí, sí es así, pero usualmente la gente lo ve complejo y rebuscado. Pero les aseguro que lo veríamos más simple y bastante útil si nos lo explicaran de manera cotidiana. Que nos dijeran que el método científico es una serie pasos para saber si algo es cierto o falso; o también, un procedimiento con el cual sabremos si una idea funciona o no. ¡Hasta hice un diagrama! Chequen:

Método Científico Explicado

El método científico como es más fácil para mi entenderlo.

Como verán, todos ponemos el método científico en práctica. Es algo que ocurre de manera cotidiana, si no es que diario. Sólo que (y está bien, no pasa nada) el simple nombre de “método científico” nos hace pensar que es algo muchísimo más complicado de lo que usualmente es.

Ahora lo entiendo como parte de una necesidad, como forma de poder hacer mis “Proyectos X”. En lo personal, les aseguro que hubiera sido más fácil para mi entenderlo (como seguramente a mucha gente también), si me lo hubieran explicado así en la secundaria.

Bocetos al aire. Tercera parte.

Como ya se está haciendo costumbre, les comparto una serie de bocetos que han salido en mi trabajo y que por una u otra cosa, no llegaron a materializarse. Dejen volar su imaginación y den vida a estos dibujos.

2013-05-29 19.39.32 2013-05-29 19.39.39 2013-05-29 19.40.05 2013-05-29 19.40.24 2013-05-29 19.40.41 2013-05-29 19.40.59 2013-05-29 19.41.27 2013-05-29 19.41.32 2013-05-29 19.41.48 2013-05-29 19.41.53 2013-05-29 19.42.10 2013-05-29 19.42.17 2013-05-29 19.45.30 2013-05-29 19.45.35 2013-05-29 19.45.39 2013-05-29 19.45.43 2013-05-29 19.45.47 2013-05-29 19.47.02 2013-05-29 19.47.30 2013-05-29 19.47.38 2013-05-29 19.47.42 2013-05-29 19.49.21